Para desayunar qué ponemos, ¿fruta o bollycao?

Família al mercat comprant fruita

Para desayunar qué ponemos, ¿fruta o bollycao?

De Sandra Luis
Psicóloga Sanitaria y Neuropsicóloga

Es bastante habitual pensar en la alimentación de los niños/as de una manera diferente a la nuestra. Ellos son «críos», «se lo han de pasar bien», «lo tienen que probar todo» o «se merecen un premio». Bollycaos, galletas, golosinas, cereales azucarados de todo tipo …, forman parte de la alimentación habitual de nuestros/as pequeños/as. ¿Quién no ha invitado a una fiesta de cumpleaños a los amigos de su hijo/a y los ha atiborrado de bocadillos de Nocilla? ¿Quién no se siente culpable negando determinados caprichos si «todo el mundo» lo hacen?

Ahora bien, ¿nos hemos parado a pensar sobre qué impacto tienen este tipo de alimentos en su desarrollo? Seguramente no demasiado, si lo hubiéramos reflexionado suficiente, cambiaríamos ciertas actitudes y creencias.

Desde Espai Gut queremos compartir un estudio muy interesante realizado por Cohen y colaboradores, del Merrimack College y la Universidad de Harvard, en el que encuentran una asociación positiva entre la comida saludable (cereales integrales, pescado, frutas y verduras) y las funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas son el conjunto de capacidades cognitivas necesarias para controlar y regular la propia conducta. Es decir, son aquellas habilidades que nos permiten establecer, mantener, supervisar, corregir y conseguir un plan de acción dirigido a una meta. Y como ya debéis suponer, son esenciales para el correcto desarrollo de nuestros hijos/as.

En cambio, siguiendo con los resultados del estudio, los snacks no saludables como las bebidas azucaradas y las comidas procesadas como los embutidos, se encontraban asociados a un peor funcionamiento cognitivo (entre otras consecuencias).

¿Todo esto qué significa? Principalmente que si quieres favorecer el correcto desarrollo de tu hijo/a, seguir una buena alimentación es clave. No es solo una cuestión de salud física, sino también mental.

¿Preparado/a para despedir el bote de Nocilla? ¡Hay muchísimas alternativas más saludables! ¿Por qué no intentar la versión casera? Solamente necesitas 100 gr. de avellanas tostadas, 50 gr. de aceite, 30 gr. de cacao puro en polvo, 25 gr. de estevia, 100 ml de leche, y una batidora. Te valdrá la pena el esfuerzo, ¡sin duda! También puedes probar cremas de diferentes frutos secos, ¡las hay de todo tipo!

Y recuerda … No se trata de no hacer nunca una excepción, sino de lo que hacemos por costumbre. Si tienes dudas concretas sobre las necesidades nutricionales de tu hijo/a, consulta.