Gatear, un hito muy importante

Nen gatejant

Gatear, un hito muy importante

De Marina Ramonet
Logopeda

Las entrevistas con padres y madres antes de una exploración logopédica, como no puede ser de otra forma, incluyen preguntas sobre las diferentes áreas de desarrollo. Una de estas áreas es la del desarrollo motor. Llegados a este punto de la entrevista, cuando preguntas a unos padres si su hijo o hija gateó, muchos padres y madres te dicen orgullosos:

«No. Empezó a andar directamente. Siempre ha sido un niño muy avanzado en estas cuestiones.”

La realidad es que el gateo puede estar subestimado, pero es realmente un hito muy importante en el desarrollo motor de un ser humano, tal y como indican los expertos.

El gateo, según pediatras, psicomotricistas y optometristas, tiene una aportación muy positiva en el desarrollo de nuestros niños. Entre otras cosas:

  • Ayuda a desarrollar la comunicación de los dos hemisferios cerebrales, a crear rutas de comunicación necesarias para la maduración de las distintas funciones cognitivas.
  • Desarrolla el patrón cruzado corporal, que facilitará el equilibrio corporal y que permitirá al niño que mantenga la columna alzada cuando esté maduro para ponerse de pie.
  • Ayuda a establecer la futura lateralidad, puesto que al gatear el niño convierte progresivamente en dominante uno de los dos hemisferios.
  • Ayuda al desarrollo de la prensión manual, puesto que la palma de la mano, al presionar contra el suelo, envía información al cerebro de las diferentes sensaciones que va recibiendo, como la dureza de los objetos, las texturas, las formas… y desarrolla la motricidad fina que le ayudará posteriormente en la escritura.
  • Desarrolla la convergencia visual y posibilita el enfoque de los ojos, evitando dificultades visuales, según los optometristas, como el estrabismo, el ojo vago…
  • Facilita el aprendizaje de la lectoescritura, puesto que durante el gateo se desarrolla la coordinación cerebral ojo-mano, que más tarde necesitará para leer y escribir.
  • Desarrolla el sistema vestibular y propioceptivo, que permitirá al niño o niña que su cerebro pueda enviar la información necesaria para poder modular con precisión cualquier secuencia de movimientos.
  • Mujer independencia al bebé y le permite explorar su mundo, proporcionándole autonomía y seguridad.

En conclusión, podemos decir que no necesariamente debe ser perjudicial que un niño no se arrastre o gatee, pero hacerlo le aporta una serie de beneficios que le pueden ayudar o, en caso de no hacerlo, interferir en sus habilidades visuales, psicomotrices y emocionales futuras.

Bebè somrient mentre dorm